sábado, 2 de febrero de 2008

De peda con la trompa morada.

Me la he pasado trabajando mucho (I've been here lonely like a broken man, I serve my time doin' the best I can)... tanto que la cuestión social me estaba pareciendo hasta un tanto indiferente, aunque bueno, tampoco traigo onda mamona.
Ayer fué mi viernes libre y... hacía un chingo que no me ponía tan puesto. Para arrancar 2 merlots a la cabeza y algo de una verde limón de perlas... después excelente música (arbol e indigo), pasto**, chelas (ahhh... si dios* existiera, diría que hasta el se hecha sus chelas), buena compañía, la banda (los loquitos, los atascados, los buena onda, los según buena onda, la banda ladilla, la belleza femenina, las chicas banda...). Ja! para cuando indigo tocaba su versión de Soul Sacrifice de Santana, mi cabeza era una lavadora psicotronica. De lo que si me acuerdo es que por ahí hay algún plan de cena con vino (alguna reserva especial hará honor a esa proxima cena :) y de que no cometí desfiguro alguno... creo. Este año me voy a ver a Tool y a Tortoise, no sé cómo ni de donde voy a sacar la lana... como si importara!




*dios. si, con minúsculas.
**pasto... vil monte, no se como se atreven a vender esa mierda... no se como me atrevo a fumar esa mierda.

6 comentarios:

*Caleidoscópica dijo...

yo ayer tomé vinito en un vaso de plástico desechable!!


¬¬° detestable

rotabeauvoir dijo...

A veces es padre meterse una buena fiesta, yo era super fiesterita, pero la edad me está empezando a reclamar. Ayer, de plano, me quede en el messenger con tres amiguitos y un cafecito, jeje, es que no siempre se puede...

:)

Saludos, ya regalanos una nueva receta!!! pliss!!!

Un abrazo!!!

Raúl Ernesto dijo...

no siempre se puede... ni se debe! aunque no querer agarrar la fiesta nunca es tan necio como querer agarrarla siempre. a huevo, prometo postear la receta del caldo de camarón de río que me rescato de la (ligera) resaca.

Christian Ordóñez Bueno dijo...

Je: Ibargüengoitia. La recomendación que todo habitante de Cuévano debería dar. ¿Tienes el libro de poesía de Buwoski editado por la Universidad Autónoma del estado de México?

Christian Ordóñez Bueno dijo...

¡Oh! ¡oh! ¡King Crimson! ¡y Los Nena!

Christian Ordóñez Bueno dijo...

Último comentario, tomado de mi propio blog: sorprendente la clarividencia con que Jorge Ibargüengoitia vislumbró al presidente mexicano con tres décadas de anticipación, en julio de 1970, en el artículo periodístico «Orden del día: asuntos varios», descubierto por una de sus más fervientes lectoras, Rebeca C. Castillo, al deleitarse una noche con sus Ideas en venta...