sábado, 9 de febrero de 2008

Compartir es transmitir. Transmitir...

Hay recetas por las que la gente manifiesta egoismo... como si se trataran de joyas que solo ellos lucen, placer que solo ellos son capaces de reservar para si mismos y para los demas. No está de mas decir que me parece muy idiota, incluso tuve un instructor que orgullosamente decía que sus mejores recetas siempre las daba incompletas o de plano no las compartía.
Mi jefa me decía que yo debía de tener "mi secreto" y mis secretos para cocinar, que no compartiera lo que los demás desconocían y disfrutaran mucho. La neta no aguanta así... mas bien todo lo contrario, si aprendemos algo efectivo debemos compartirlo, para seguir descubriendo nuevas formas, nuevas ideas (spiral out!).
Y por cierto, ahora que rememoro esto, aún tengo (eso si) algo de recelo por una receta que no pude guachar por un celo de dimensiones familiares (una de las joyas de la familia!!!), esa pinche receta de mojo de ajo a la huasteca. estoy seguro que solo lleva chiles chipotles, vinagre y ajo. El procedimiento me es todo un misterio. Incluso sé que entre las hermanas que comparten esta combinación para llegar al extasis culinario, la receta no fué compartida solidariamente sino fué producto de que entre ellas se espiaban para dar con la ecuación justa. Cabroncitas, ¿no?.

Salsa Matmuja
(Esta salsa me la enseño el Chiapas cuando trabajabamos en un restaurante Israelí y pachangueabamos el final de la carrera. Jamás la ví sobre papel y es probable que ni siquiera se llame así... aún así ahí va.)

5 Jitomates medianos-grandes escalfados, en corte grueso
3 Chiles Jalapeños (estridentistas)
1/2 Cebolla mediana finamente picada
3 Dientes de ajo grandes finamente picados
120-200 ml. de caldo de pollo
Aceite de oliva

Acitrona el ajo y la cebolla a fuego medio-bajo, agrega los chiles picados (si no quieres que pique, desvena y quitales las semillas) y cocinalo entre 5-10 minutos a fuego bajo, agrega los jitomates y cocina por espacio de 7 minutos.
Agrega el caldo de pollo y deja que reduzca un poco, machaca ligeramente los jitomates directamente en la olla, no es necesario que quede como un puré. Lo ideal en este punto es darle una cocción a fuego bajo por lo menos de 15-20 min. Sazonar.

Cuando cocinábamos esta salsa, hacíamos algo un poco particular... cuando los chiles ya estaban acitronados agregábamos aproximadamente una cucharada de granulado de pollo* (Knorr Suiza y similares) y lo cocinábamos un momento hasta integrarlo con el aceite (menos de 1 min.), después el jitomate... 

*Grasa deshidratada, Glutamato monosódico y otras linduras.

(Brant Björk - Lazy Bones)
Por cierto, mañana es 14 de febrero y no tengo una (minima) opinión al respecto.
: )

4 comentarios:

rotabeauvoir dijo...

Fíjate que me encontré un recetario en la cocina de mi mamá. Es el que ella usa pa´l diario. Bueno, me reí mucho. Entre las páginas introductorias había unas cuantas destinadas a explicar cuáles son los 10 mandamientos de la esposa. Aquí te dejo unos cuantos... es que debía compartirlo con alguien:

- Amar al marido por sobre todas las cosas después de Dios.

-Arreglar la casa y esperar el regreso del marido con una sonrisa.

-Considerar al marido como un "amigo", pero no como una "amiga a la que se le cuentan las pequeñas mortificaciones de la existencia.

- Si tu marido se aleja, espérale, si te abandona, esperale, pues no creas que eres solamente su esposa, sino el guardián de su alma...

Y obvio, entre los mandamientos está también el de saber guisar...

Ay dios!!! que cosas, creo que es de los setentas, por ahí.

Muchas gracias por esta rica receta, y por no ser egoísta!!!

Por acá tampoco hay opiniones respecto al día de mañana, sólo indiferencia y disposición para salir a tomar una chela...

Un abrazo!!!

rogelio garza dijo...

órale, eres chef?
a mí me gusta mucho cocinar. de hecho iba a estudiar eso... pero llevo como un año sin hacerlo porque donde vivo es tan pero tan chiquito que si saco una olla me tengo que salir del depa, ja.

pero la comida es sagrada. tengo la teoría de que entre comer y coger sólo hay una letra de distancia. en ambos casos hay que antojarse, preparar, calentar, oler, probar, meter el dedo, degustar, comer bien, lento, disfrutando cada bocado hasta chuparse los dedos...

se me hizo agua la boca esa salsa que describes y los chiles estridentistas están de huevos! conozco a Erik List, el nieto del Estridentista Mayor, la rolé con él hace algún tiempo, toda la familia es muy particular...

pues buen provecho...

Seymus dijo...

fui a dar soporte a un licenciado (en administración) que más o menos le sabe a lo de las máquinas. Cuando llegué me encontré con que había hecho casi todo bien, exepto dar de alta una dirección IP, dirección que solo yo (como administrador de red) le podría asignar.

Al ingresar los números correspondientes en la configuración de la tarjeta de red me preguntó: "...¿de donde sacas esos números?, es lo que no entiendo ni que son..", yo únicamente le dije, esos números son los que me dan trabajo.

la anécdota es totalmente contraria a tu escrito, pero digo, si todos supieran hacer lo que hago entonces que voy a hacer yo??

Complot dijo...

Esa muy parecida a mi receta de Maruchan Gourmet... solo que en mi caso la maruchan, tras cocinarse los minutos indicados se le agrega caldo gordo de menudo, se mete al refrigerador y...