lunes, 26 de mayo de 2008

Los que me dan risa...

Me dan risa los chavos -y no tan chavos- fresas. Los que piensan que la literatura es más importante que la vida. Los que suponen que, mediante el ejercicio de la literatura (acción y efecto de leer y escribir) van a acceder a los secretos mas insondables de la noche. Me revientan los chavos -y no tan chavos- que se toman en serio por el simple de ejercitar la palabra escrita. Los que piensan que tienen un sitio ganado en la historia nomás porque han leído a los grandes jefes.
Me dan risa, pero un chingo de risa, los chavos -y las chavas- que se sienten elegidos por el solo hecho de que escriben (cuando a la literatura no le hace falta ni una puta coma); cuando si un alguien habría de merecerse el respeto total, sería aquél que se llevara a la persona mas dulce y comprensiva a la cama, no aquél que escribe el mejor poema, en primer termino porque ese poema no existe, y en segundo, porque de existir, el mérito no sería suyo sino de ese misterio que no está en las manos de mortal alguno.
Pero que risa me dan los jovencitos que pierden su tiempo dirigiendo revistas de literatura, en lugar de emborrachar a una mujer y darle a oler los dedos luego de orinar. Infinita risa me da ver a esos chavitos desperdiciar los mejores momentos de su vida -¿acaso no saben lo desesperadas que andan las mujeres cuarentonas o más porque sus maridos no se las tiran?, ¿acaso no han visto en la mirada de la vecina el tipico gesto de la mujer cachonda que, con ese solo gesto , los invita a la cama?
Mucha, pero inagotable risa me provocan los sesudos chavitos -a los que yo llamo maestros trepadores- que buscan a como dé lugar un nombre, un sitio en los suplementos culturales, en las secciones de cultura de los diarios. Cuando en el momento de su muerte la cultura no va a estar a su lado; si acaso, y si supieron ganársela, la mano de una mujer.
Vaya que si me da risa, pero un madral de risa, la candidez de los poetas -y peor aún: los novelistas- que se la pasan buscando la originalidad. Porque la originalidad no existe. Basta con probar el clítoris de una mujer. Siempre sabe igual; rico pero igual. Y ni quien se queje.
Y más risa me da, qué putas carcajadas, ver a los chavitos colmarse de arrogancia por escribir; o aquellos otros que se la pasan practicando la bisutería escritural, que se la viven peleados con la adjetivización y la sintaxis en lugar de diseccionar el alma humana, meter las manos y sacarlas empapadas de la vida.

Eusebio Ruvalcaba
(La Mosca (QEPD), febrero de 1997)

10 comentarios:

rotabeauvoir dijo...

yo nunca he probado ningún clítoris y tampoco me quejo...

:)

rotabeauvoir dijo...

Oye, por cierto, ya hace falta una recetita nueva... anda!

:)

Besos!

a veces se decir reves dijo...

Que onda con sus recetas camarada?
Tan chidas...
gracias por los comentarios en el blog, un dia de estos me paso a leer con mas detenimiento su blog que se ve esta entretenido...
saludos desde Monterrey...

Anónimo dijo...

wa aese ti`po si que le agradan las tìas, transportare eso a los tìos .. si tiene razòn por eso a de ser por que ya esta ruquito , esta entretenido el texto, suena como de algun pesrsonaje, ... ijij de novela ta bueno me gusto vendre pasare de nuevo :)

Chiriboshi dijo...

Uyy uyy... que rico

Muy bueno, traía muchísima onda el señor.
Como siempre un gusto pasar por acá.

estamos de acuerdo en que no saben igual vdd?

ren[:♥!- dijo...

"Porque la originalidad no existe. Basta con probar el clítoris de una mujer. Siempre sabe igual; rico pero igual. Y ni quien se queje."
Me encata esa parte.
y el doño pos o sea esta pro, bueno a lo que yo entendi asi como de que los que se cren la gran caca de literarios y asi y no difrutan la vida por estar de clavados en algo, y asi, ya me dio flojera explicarme.
un beso :)!

*Caleidoscópica dijo...

ey! regrese...

Chiriboshi dijo...

Ebichu? jajaja me encantó! gracias!

X dijo...

No sé, no sé... me encantan la literatura, el ejercicio literario y todo tipo de perversión también. Es decir, no se puede estar todo el tiempo teniendo sexo, comiendo helado , ganándose el pan o incitando a la vecina para que caiga en nuestro colchón. Cuando no se está haciendo eso o no se está en el baño... yo leo y escribo, otros ven tele y unos más practican motocross. ¿Por qué no?

Ms. Rascuache dijo...

yo leo la seccion de muertos. jamas aprendereme como se llama esa seccion.

me gusta ver si hay nombres raros de los que se murieron y cuantas personas lamentan su muerte.

me gusta tambien pensar en cuantos la lamentaran en verdad.

por igual me gusta ver cuantas empresas se "unen al dolor" de la familia del muerto. y cuantos solo tienen un cuadrito pagado por su familia.

cosa de estatus, quedar bien.

puro pinche pedo, wiiiii >_<